1. El hogar donde se rece el rosario diariamente tendrá bendiciones y protección especial de la Santísima Virgen.

2. Si vas en tu vehículo eleva tu pensamiento a Dios; reza el rosario, haz una jaculatoria, canta un himno. Estas son rosas que tiramos por el camino para las personas más necesitadas de oración.

3. Vendrán luchas porque Satanás está al acecho, pero agarrémonos fuerte de la Virgen porque cuando Ella está, él huye.

4. Todo lo que hacemos debemos hacerlo bien, por amor a Dios.

5. Donde hay unión de corazones y olvido de sí mismo, El crece en los corazones.

6. Es Él quien obra con lo que Él quiere y con quien El quiere.

7. La paz, la alegría, todo viene de Él, sin El nada se hace.

8. No es solo llevar una medalla o tener una imagen; es no hacer nada que pueda herir el Corazón Inmaculado de María.

9. Estemos alegres, todo lo demás no puede quitarnos la alegría que viene de Dios.

10. Mi lengua, mis ojos, mi corazón todo se lo consagro a la Santísima Virgen cada mañana.

11. El que no reza y no contempla, no puede hacer un apostolado eficaz, porque nadie da lo que no tiene.

12. Hay que llenarse primero de Dios, para luego darlo a los otros.

13. Recuerde bien, lo importante es la vida de oración, es la vida de consagración, es hacer Su voluntad, aceptar Su santa voluntad…hacer lo que El quiere, como El quiere, porque El lo quiere, dejando que el obre en nosotros.

14. Todo lo conseguimos por medio de la oración constante, la devoción a la Eucaristía y a nuestra Madre María; imitándola a Ella.

15. Debemos estar entregados a la oración, a la contemplación, al sacrificio, al servicio y a la alegría.

16. Tengamos confianza en El y agarrémonos de la mano de la Virgen. La Virgen es nuestro modelo.

17. El está escondido en el Sagrario esperando, día y noche. En cualquier momento nos da audiencia, nos escucha y nos responde.

18. Es imposible el apostolado sin una vida intensa de oración.

19. Tengamos una gran confianza en Él y en Su Santísima Madre que nunca nos abandona.

20. Tenemos que sacar nuestros ratitos diarios para estar a solas con el Señor.

21. Nuestra vida debe ser una oración sin interrupción. Cuando tenemos a Dios como centro de nuestra vida, de nuestro obrar, nuestra vida se hace oración.

22. Dediquemos mayor tiempo a la oración.

23. Recen el rosario todos los días en familia. Nuestra Madre siempre será madre. El rosario en familia trae muchas bendiciones.

24. La oración de la mañana debe ser un despertar el amor en el corazón para despertar el amor de los demás que Dios pone en nuestro camino.

25. Cuando Dios manda una cosa hay que sufrir mucho, pero lo que el manda vale la pena.

26. El rosario es un signo de lo que creemos. Llevarlo y no rezarlo es una incoherencia.

27. El tiempo de oración es para intimar con Dios, para profundizar en nuestra amistad y fortalecer nuestra relación.

28. Mientras trabajamos hemos de levantar nuestro corazón a Dios y a la Santísima Virgen. Esto nos recuerda cuál es nuestro fin y nos anima.

29. No tiene que haber separación entre la oración y el apostolado. Si el centro de ambos es Dios uno surge como consecuencia del otro.

30. En nuestros problemas y dificultades recurramos a María. Ella es nuestra intercesora.

31. El rezo del rosario no solo une la familia, sino a toda la comunidad.




Leave a Reply.