1. Conocí a Madre Dominga en La cárcel por medio de una de sus religiosas. Leí sobre ella. 
La religiosa me dio La oración para pedir La intercesión de La Madre. Empecé a hacerla 
diariamente y note en ml unos cambios positivos. Oraba con más fe, tenla más interés en 
leer La Biblia y rezar el rosario diariamente. Tuve un caso en corte meses más tarde. Me 
encomendé a La Madre Dominga al entrar a la Sala 103 y el caso no prosperó. Lloré de la 
emoción. 
Gracias doy a Dios, a La intercesión de la Madre Dominga y a La religiosa que me 
presentó esta gran santa. 
J.A.M.D., Ponce 


2. Visitando La habitación y tumba de La Madre Dominga, me sentí movida a pedirle que 
intercediera por un hijo que hacia un año que estaba buscando trabajo al quedar 
desempleado pero nada conseguía. A La semana lo llamaron del Departamento del 
Trabajo y consiguió trabajo en una fábrica y ya lleva Un año trabajando. Ambos fuimos a 
La tumba de La Madre Dorninga para agradecer a Dios y a ella este favor. 
S.Q., Ponce

Nota del Editor: 

Estamos seguros que al leer estas cartas, y más adelante La sección de “Gracias Concedidas”, 
algunos lectores que conocieron a Madre Dominga personalmente podrán recordar momentos 
que vivieron en su presencia, anécdotas de su vida, muestras de su sentido de humor, de su 
sabiduría y espiritualidad. Algunos podrán recordar favores o gracias que el Señor Todopoderoso 
le concedió al invocar la intercesión de Madre Dominga a favor de algún familiar, conocido o 
hacia su propia persona. 

Quisiéramos que nos escriban todas esas experiencias para que, por medio de nuestro Boletín y esta página,  puedan ustedes compartir con todos los lectores to especial que fue esta hija predilecta dcl Señor. 

Para conseguir el boletín, Marzo 2002 puede descargarlo aquí: 
boletin1.pdf
File Size: 274 kb
File Type: pdf
Download File




Leave a Reply.